Olivier Rivière es un enólogo inquieto y muy admirado por su gran capacidad técnica, tanto en el campo como en la bodega, un hombre que escucha el terreno, la viña, y sabe interpretarla. Sus vinos son honestos, fieles reflejos del terruño y de las uvas, que cultiva tanto en la Rioja Alavesa, como en Arlanza y Navarra. Por el momento.  Olivier Rivière ha trabajado en diferentes bodegas de renombre, y codo a codo con personalidades importantes del mundo del vino (Elian da Ros, Fréderic Cossard, Domaine Leroy, Telmo Rodríguez...). Su proyecto Olivier Rivière Vinos comienza en Rioja en el año 2006 y a él se une Antoine Habera en el año 2012.  Los viñedos se cultivan sin utilizar ningún tipo de herbicidas ni abonos químicos, y los tratamientos se realizan exclusivamente a base de productos biológicos, aplicados sólo cuando son estrictamente necesarios. La vendimia es manual y la vinificación se lleva a cabo sin añadir levaduras.

Olivier Rivière es un enólogo inquieto y muy admirado por su gran capacidad técnica, tanto en el campo como en la bodega, un hombre que escucha el terreno, la viña, y sabe interpretarla. Sus vinos son honestos, fieles reflejos del terruño y de las uvas, que cultiva tanto en la Rioja Alavesa, como en Arlanza y Navarra. Por el momento.
Olivier Rivière ha trabajado en diferentes bodegas de renombre, y codo a codo con personalidades importantes del mundo del vino (Elian da Ros, Fréderic Cossard, Domaine Leroy, Telmo Rodríguez…). Su proyecto Olivier Rivière Vinos comienza en Rioja en el año 2006 y a él se une Antoine Habera en el año 2012.
Los viñedos se cultivan sin utilizar ningún tipo de herbicidas ni abonos químicos, y los tratamientos se realizan exclusivamente a base de productos biológicos, aplicados solo cuando son estrictamente necesarios. La vendimia es manual y la vinificación se lleva a cabo sin añadir levaduras.